pain

No me acuerdo muy bien de como eran las “primeras veces”, supongo que no lo hago porque  habré fallado  intentando, o puede que es ese momento no era consciente de la gravedad de lo que estaba haciendo. Pero si recuerdo las veces más fuertes, las peores, las más dolorosas, y ni siquiera son tan recientes.

Muchas veces escuché, que cuando se hablaba en la escuela de estos trastornos, los profesores solían decir, que una de las formas de reconocer cuando una persona esta así, así como yo estaba, era por la manera en la que se aislaba del resto de las personas, o porque se auto-flagelaba para llamar la atención, o por su mal humor. Hoy yo desmiento gran parte de esto. Primero y principal, una persona que tiene estos trastornos, una persona como yo, puede pertenecer a una gran familia, o puede tener un  numero de amigos muy alto, hasta puede tener un grupo…

La mayoría de las veces, en los peores momentos, es en los que menos se nota, cuanto esta persona esta sufriendo en realidad. Como me pasó a mi, yo tenia un grupo de amigos muy grande, entonces a la hora de “aislarme” no se notaba, básicamente no me estaba aislando, sino más bien, que me sentía insuficiente para ese grupo. Pensaba que no tenía alguna cualidad sobresaliente como ellos, y que el objetivo que me había planteado en ese entonces (vomitar para verme flaca), no estaba dando  resultado. No importaba que hayan pasado tres meses, yo seguía viéndome igual de “gorda”, y nadie me decía lo contrario.

A medida que transcurrió el tiempo, mis “amigos”, habían notado que ya no estaba tan alegre como antes, que ya no me reía tanto, y que no les contaba más nada sobre mi. No era mi intención caer en el “aislamiento”, lo que realmente me pasaba, era que yo pensaba que iba a molestarlos, que yo podía ser pesada o muy densa, o que les iba a resultar muy dramática, ya que al fin y al cabo, no estaba pasando por tanto, había chicas que hace mucho años llevaban este  estilo de vida también, y ellas no se habían muerto ni nada, ¿ por qué yo que llevaba unos meses recién, tenia que preocuparme?

No solo me pasaba con mis amigos, ese año me enamoré se podría decir, por primera vez, y se suponía que yo también le gustaba a ese chico, pero por razones de la vida que, ahora entiendo y antes no, yo dejé de gustarle. En ese momento me sentí deshecha, no solo por el, sino, por el, por mis amigos y por mi familia. Los motivos que se me venían a la cabeza eran “estoy muy gorda”, “soy muy fea”, ” soy muy molesta“.

Si, por mi familia, si bien nadie sabía por lo que estaba pasando, en mi casa las cosas estaban difíciles, todos estaban bastante ocupados, y no los culpo, pero tampoco nunca tuve la confianza de hablar con ningún miembro familiar, sobre las cosas que me pasaban, una de las razones era porque no tenia la confianza suficiente, otra era porque tenía miedo de que  me reten y me castiguen , y la otra era que ellos estaban muy ocupados, yo los iba a molestar.

Pero eso todavía no era tan doloroso como lo que vino después…

Al poco tiempo tuve mi primer pensamiento suicida (primero de muchos), y no, en ningún momento intenté llamar la atención, nunca me corté los brazos, o tampoco puse algún estado en alguna red social, o alguna imagen que le dé la impresión a alguien que la estaba pasando mal. No lo hice porque no planeé ningún suicidio, sino que eran pensamientos fugaces y latentes que duraban solo unos minutos. Como tenía un estricto malhumor, ya que vomitaba absolutamente todo lo que comía, las cosas que antes me molestaban se habían intensificado. A lo mejor tenia una pequeña pelea de adolescente con mi papá o mi mamá o mi hermana, y en lo primero que pensaba, era en que yo, siempre fui la peor mierda, una basura que solo vino al mundo para molestar, en que nadie me quería porque ¿ como podía pedir yo que me quieran?, nunca podía mantener la boca cerrada, y todo lo que salia de mi era pura mierda, porque yo no servia para nada, y que todo el mundo iba a ser más feliz si yo dejaba de existir. Exactamente en ese momento una puntada en el corazón, me hacia sentir  y pensar que, si tomaba pastillas y moría de una sobredosis, no me iba a doler, que mis papás iban a tener una zapatilla menos que comprar, y sobre todo una boca menos que alimentar… pero por alguna razón, nunca me animé a seguir las voces en mi cabeza.

Ya no recuerdo bien, como sucedió, pero uno de esos días, a finales del ultimo año que estuve en esa escuela, me sentía al limite de mi dolor, y  entonces le conté, parte de lo que me estaba pasando, a una amiga con la que si confiaba, ella me ayudo, me dijo que me entendía, pero eso no fue tan cierto.

Unos meses después, mi mamá se enteró, por arte de magia, todo lo que le había contado a ella, y entonces supe, que ya no podía confiar en nadie más.

 

Mejor empiezo por el principio…

Nací en 1999, tengo 19 años de edad. 

La verdad quiero contarles que estoy muy cansada, este juego lo comenze hace años. Al principio no se sentía casi nada, no dolía, no como ahora. Se preguntaran muchos de ustedes ¿por que razón? ¿ por qué hacer lo que hago?, en mi caso particular, inició en el momento en el que me detuve a mirar mis piernas,…- quiero aclarar que no lo escribo orgullosa, más bien tengo un nudo en la garganta en este momento.-  una persona puede pasar casi completamente toda su vida, sin prestarle atención a los detalles, pero por alguna razón, a mi me pasó. Tenía en ese entonces unos 13 años de edad, estaba sentada en la parte de afuera de la casa de mi abuela y pude notar que cuando me siento, mis piernas “se agrandan”, o más bien, se extienden, ocupando más espacio que cuando estoy parada. En síntesis, mis piernas son más grandes (más gordas), de lo común. Creo que justo en ese momento, el universo conspiró para que sienta un golpecito más en el pecho, cuando una de mis primas, (que siempre tuvo al rededor de cinco kilogramos menos que yo) me dice que “ya se me empezaron a notar las celulitis.

Hasta el día de hoy, no creo que lo que ella dijo en ese entonces, haya sido con motivos de herir mis sentimientos, sino más bien, fue un comentario sin intenciones algunas, y de ninguna manera, jamas me enoje por eso. Creo que a veces, las personas hacen comentarios inofensivos, que aún así, afectan a determinadas personas, sobre todo a las de carácter sensible.

Esta es mi historia…

Primero y particular debo  aclarar, que este es un blog sobre los trastornos alimenticios (Anorexia y Bulimia).Quiero hablarles sobre mis amigas, a una de ellas le apodé Mia y a la otra Ana, pero no voy a hablarles a modo de motivación o auto-ayuda, en contra de ellas, y tampoco lo voy a hacer para promover dichas conductas alimenticias. Simplemente quiero contarles la historia desde adentro, prometo no saltarme ni el más mínimo detalle, voy a intentar que se pongan mi piel por un rato. portada191